La Doble Moral

15 enero 2009

Las otras caras de La Nación:

Evasión y embargos

11-01-2009 / La familia Saguier, principales accionistas de la sociedad que edita el matutino, tiene una mancha negra: el procesamiento por intentar pagarle 800 mil pesos menos a la AFIP. Una historia de paraísos fiscales derrumbada por la Justicia.
La popular receta “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago” está hecha a medida para la familia Saguier, dueños del diario La Nación. Su “tribuna de doctrina” históricamente le habló al ser civilizado y nacional que cumple con todas las de la ley. Sin embargo, la investigación por presunta evasión tributaria en su contra, parece escaparle a esa ideología.

Matilde Ana María Noble Mitre de Saguier y su hijo, Alejandro Julio Saguier, principales accionistas del matutino, fueron procesados por intentar evadir 822 mil pesos al fisco. Se ordenó un embargo en su contra por diez millones de pesos y quedaron sujetos a la posibilidad de una condena excarcelable de entre 2 y 6 años.

La novela judicial empezó en 2002 cuando la Administradora Federal de Ingresos Públicos (AFIP) presentó dos denuncias que recayeron en el juez penal tributario Javier López Biscayart, el mismo que siguió la causa Skanska.

La primera, que hablaba de una supuesta “evasión fiscal agravada”, prescribió por una maniobra legal del ex árbitro y juez, Guillermo Marconi. Pero la segunda, caratulada como “evasión simple”, siguió su curso hasta que en marzo de 2007, López Biscayart sentenció a la viuda de Julio César Saguier como “autora penalmente responsable” y a Alejandro Saguier como “partícipe primario”.

Las supuestas irregularidades surgen del balance presentado a la AFIP en el 2000. Allí se detectó que 2.482.953 pesos del ejercicio no habían sido gravados, ubicados por Matilde en el rubro “otros ingresos exentos o no gravados”.

Los abogados defensores de la familia que desplazó a los Mitre del paquete accionario de La Nación intentaron probar que hubo un préstamo entre distintas firmas del mismo grupo. Según los letrados, la ruta del dinero empezó con un depósito en una cuenta local del MNMS Holding (que controla S.A La Nación), luego transferido a Matilde Saguier Corp (en el paraíso fiscal de las Islas Caimán) y desde allí regresó a Buenos Aires, a los bolsillos de Noble Mitre de Saguier.

Pero la Justicia probó que las fechas no cerraban. En el año 2000, la mujer no formaba parte del grupo accionario dueño del diario La Nación, ni de MNMS Holding S.A., por lo que su vinculación con esas empresas era nula. López Biscayart sostuvo que todo fue una maniobra para eludir el pago de impuestos.

La noticia, claro está, no tuvo lugar en ningún rincón de las hojas tamaño sábana. Capaz por eso tampoco llegó a los accionistas de la sociedad, que en mayo pasado reeligieron a los Saguier frente al directorio.

Mientras tanto, y a pesar de que por presión de la familia Saguier la Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico no confirmó el fallo de López Biscayart, el magistrado seguirá investigando a esta familia, en una causa que no conocerá la letra de molde. Varias veces López Biscayart tuvo problemas con esta Sala, pero finalmente la tenacidad puesta por el juez terminó confirmando todos sus procesamientos. López Biscayart tiene acorralada a la familia Saguier y la Sala B no podrá salvarla.


Palestina Libre

12 enero 2009

Ya son 900 los muertos por la invasión Sionista en Gaza

Así lo señaló el jefe de los servicios de emergencia palestinos. Israel profundizó su ofensiva sobre la Franja, mientras que el grupo Hamas no dispara desde hace 3 días.

Palestina Libre

Al menos 905 palestinos murieron y casi 4000 fueron heridos desde el inicio de la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza, el 27 de diciembre pasado, informaron los servicios de emergencia palestinos, al tiempo que continuaron los bombardeos en la región.

Por los menos 15 palestinos murieron hoy en el día 17 de la ofensiva israelí denominada “Plomo Fundido”, mientras que dos cohetes de corto alcance Qassam y uno de medio alcance del tipo Grad lanzados por milicianos palestinos cayeron en territorio israelí sin provocar víctimas ni daños.

El jefe de los servicios de emergencia palestinos, el doctor Mouawiya Hassanein, dijo que con estas víctimas, la cifra total de muertos alcanzó los 905, de los cuales 277 eran niños, 95 mujeres y 92 ancianos

La aviación israelí lanzó anoche ataques sobre al menos 12 objetivos de Hamas en la Franja de Gaza, informó hoy un portavoz militar israelí, quien aseguró que por tercera noche consecutiva no fue lanzado ningún misil desde ese territorio hacia Israel.

Los aviones “apuntaron sobre sitios de recolección de armas en casas de activistas de Hamas, en túneles de contrabando y sobre elementos armados”, dijo el portavoz.

En tanto, esta mañana las Fuerzas Armadas Israelíes dispusieron una tregua para que ingresen a la zona ayuda humanitaria.

La operación Plomo Fundido tenía como objetivo declarado por Israel el evitar el lanzamiento de cohetes Qassam y Grad sobre territorio israelí por parte de milicianos palestinos apoyados por el grupo Hamas. En los últimos siete años, los cohetes palestinos, la mayoría de elaboración no industrial, provocaron la muerte a 19 personas en Israel, que mantiene un sistema de refugios para evitar esos ataques.

¿Cuánto más necesita la comunidad internacional para frenar la esta invasión Sionista?
Que triste es escuchar al pueblo de Israel llorar por el Holocausto nazi, mientras su gobierno crea el propio con el pueblo Palestino.

Estamos convecidos de que la única solución es el cese del fuego por parte de Israel que ya ha terminado con la vida de más 300 niños en 10 días.

PALESTINA LIBRE!
VIVA EL PUEBLO PALESTINO!


Perder ganó

3 noviembre 2008

Raquel Robles: “Escribí desde el terror de perder mi hijo y viví el dolor de mi madre”

La ganadora del Premio Clarín de Novela dice que la literatura la ayudó a superar una niñez sin sus padres, que desaparecieron en la última dictadura.

A las madres, a los hijos, a los encontrados, a los perdidos”, es la dedicatoria de la novela ganadora del Premio Clarín 2008, que se titula “Perder”. Con esas pocas palabras, el dolor íntimo y lacerante de una madre que pierde a su hijo en un accidente -que es el tema de la novela- cobra en la Argentina un significado profundo que arraiga en las heridas de la última dictadura, en el dolor de las Madres amputadas de sus hijos, en los bebés apropiados ilegalmente por los represores.

Y no es para menos. La autora de Perder, Raquel Robles, es hija de desaparecidos, militante de la agrupación H.I.J.O.S y directora de un instituto de menores. La idea de perder para ganar parece estar presente en su trayectoria de mujer aguerrida, premiada como emprendedora social. Pero también sorprende que la novela no haga referencia alguna a la política. El dolor es íntimo y personal, tan universal como los sentimientos de la maternidad y la paternidad. Un dolor que encuentra una salida lenta pero esperanzada, que se inicia gracias a la literatura.

Tu novela parece elaborar un trauma profundo de la sociedad argentina. ‘Fue ésa tu intención?

No, ésas son cosas que vi a posteriori. Escribí sin ningún plan, dejando aparecer a los hechos y los personajes. Hay un libro de Stephen King, “Mientras escribo”, con el que me identifico en esa forma de encarar la escritura. Después, al releer, pensé en esto que tiene que ver conmigo y la Argentina.

‘Y qué te movió a escribir?

Fue el terror a perder a mi hijo, y ahí apareció el personaje de la novela, a quien acompañé.

La novela tiene un trabajo muy minucioso con los sentimientos.

Escribirla fue un proceso también doloroso, fui acompañando a la protagonista y tratando de ser fiel a sus vaivenes, el vacío de la voluntad, el estar un poco mejor, la culpa por estar mejor. Después fueron pasando otras cosas, es lo inexorable de estar vivo, ir para adelante aunque uno no quiera, el mundo sigue rodando igual.

Viviste el dolor de perder a tus padres, ‘es ése el sentimiento que ficcionalizás en la pérdida de un hijo?

Nunca estuve en el lugar de víctima, siempre me costó conmoverme con mi infancia, siempre fui para adelante. Pero cuando fui madre cambié de posición. Me pareció terriblemente más conmovedora la posición de mi mamá perdiéndonos a nosotros. Morirse significaba no vivir más con nosotros. Ser madre fue poder ponerme en sus zapatos. Más allá del terror de perder a mi hijo, porque yo, desde un lugar de egoísmo, no quería morirme para no perdérmelo a él. No era lo que podía producirle a él el hecho de que yo no estuviera. Yo sé que a eso se puede sobrevivir.

Esta novela no tiene referencias a la política. ‘Nunca escribiste algo ligado a la dictadura?

Yo hago mucha política desde que tengo 11 años, eso es algo que está bastante saciado. Milité en H.I.J.O.S, escribí los discursos de todos los actos. Ahora estoy en la causa Campo de Mayo, donde estuvieron secuestrados mis padres. Pero tengo un proyecto viejo, escribir la historia de los Montoneros que una vez tomaron la ESMA, es una historia potente.

“Perder” tiene un momento de reparación, de reencuentro con un hijo. ‘Qué significa para vos?

Si a mí no me hubiera pasado lo que me pasó seguramente hubiera ido a otra escuela, viviría en City Bell, no tendría los hijos que tengo. Sería lindo modificar el pasado pero eso implicaría tener otra vida. Porque lo doloroso también es lo que nos trajo hasta acá.

Tu personaje logra salir del duelo gracias a los libros. ‘Para vos también tienen ese lugar de refugio?

Sí, hubo momentos peores que otros pero, cuando era chica, si no tenía un libro no me podía dormir. La colección Robin Hood cambió mi vida. Para mí fue salvador. Hoy mis escritores “amigos” son, sobre todo, John Irving, Italo Calvino, Ricardo Piglia. Pero leo todo el tiempo, todo lo que pasa por mis manos.

‘Pensaste en el efecto que tu libro puede tener en los lectores?

Anoche se me acercó un señor que me dijo que su mujer había perdido una hija a los 5 años y que estaba muy ansioso por leerlo. Pero, hasta ahora nunca había pensado en los lectores.

Fuente


PUNTO FINAL A LA OPCION DE LA JUBILACION PRIVADA

21 octubre 2008

El régimen previsional vuelve al Estado

El proyecto dispone la obligatoriedad del régimen de reparto para todos los afiliados. La capitalización privada, voluntaria con aportes extra.

Por Raúl Dellatorre

La presidenta de la Nación anunciará hoy el envío al Parlamento de un proyecto de ley por el que se creará un nuevo sistema previsional, cuyo pilar será el régimen público de reparto, obligatorio, en tanto el de capitalización pasará a ser voluntario. Cristina Fernández hará el anuncio esta tarde, a las 17, desde la sede de la Anses, anticiparon fuentes oficiales. Las mismas fuentes precisaron que el dinero acumulado en las cuentas de capitalización individuales pasará al Fondo de Garantía de la Seguridad Social, que administra Anses. Desde la cartera laboral, en tanto, aseguraban que “estarán garantizados los puestos de trabajo de las 10.500 personas que se desempeñan en el sector”, tomando en cuenta el personal de las AFJP y de la Superintendencia respectiva. Otras fuentes del Gobierno indicaban que el Estado absorbería “hasta 3500 empleados del régimen de capitalización”. Es decir, la tercera parte. Por otra parte, trascendió que el fiscal federal Guillermo Marijuán estudiaba anoche una probable acción judicial contra directivos de las AFJP, por presuntas maniobras especulativas practicadas ayer, en el mercado cambiario, luego de que tomó estado público la intención oficial de nacionalizar el sistema de capitalización previsional.

Tal cual adelantó PáginaI12 en su edición de ayer, el cambio de régimen busca garantizar la jubilación a los afiliados al sistema de capitalización, cuyas administradoras enfrentan crecientes dificultades para no ver evaporados los fondos que les confiaran, en el marco de la actual crisis financiera mundial. Por otro lado, para el Estado es la oportunidad de recuperar el manejo de recursos de un régimen que terminó convirtiéndose en su propia trampa: fue, en 1994, la principal causa del origen del déficit de las cuentas públicas cuando se creó, y es hoy una pesada carga para el erario, porque mientras el sector público debe complementar el pago de haberes a los jubilados por el sistema privado, a la vez les paga intereses a las AFJP por los títulos de la deuda pública que éstas mantienen como activo. Los fondos de terceros administrados por las AFJP suman actualmente casi 100 mil millones de pesos, y entre 60 y 70 por ciento son títulos públicos.

Anoche, hasta muy tarde, en la Casa Rosada se pasó revista a los aspectos puntuales del proyecto que se presentará hoy. Sergio Ma-ssa, Amado Boudou, Carlos Tomada y Carlos Zannini compartieron, entre las 20 y hasta poco más de las 22, una sesión intensa para definir los mínimos detalles. Uno de los puntos que más preocupa es evitar la litigiosidad, tanto de parte de las AFJP como de los afiliados al sistema privado que se sientan perjudicados por la desaparición de ese régimen. El nuevo esquema contempla que todos los afiliados pasan al reparto, que será el único obligatorio. No habrá más cuentas individuales de capitalización, sino el cómputo de los años de aporte al régimen privado como si hubieran estado adherido al sistema público. No habría reconocimiento de rentas de capital acumuladas. Todos los fondos en poder de las AFJP pasan a ser administrados por Anses. Es decir, que por los títulos públicos que componen ese activo, el Estado pasa a ser acreedor de sí mismo, por aproximadamente 60 mil millones de pesos.

Los afiliados al sistema de capitalización pasan al régimen de reparto, pero tendrán la opción de que los fondos aportados al sistema de AFJP constituyan un seguro de retiro y perder esos años de aporte en el nuevo régimen. Es la “puerta de salida” que busca quitarles argumento a quienes busquen litigar por perjuicio. El régimen de capitalización, en tanto, seguiría siendo optativo con aportes adicionales del empleado (por encima del 11 por ciento del sueldo). Este estrecho margen de negocios es el que les quedaría a las AFJP tras la reforma, lo que obligará a las diez hoy existentes a redimensionarse o fusionarse para ser viables.

Aun sin estas novedades, el negocio había dejado de ser brillante para todas. Fuentes del sector aseguraban anoche que, más de una, recibirá como un golpe de suerte la “nacionalización” del sistema, ya que venían desbarrancándose. De todos modos, el manejo de un capital financiero extraordinario todavía les permite mantener alto poder de fuego: ayer, se habría detectado una gruesa maniobra especulativa de un puñado de ellas, que buscaron “desestabilizar” el mercado vendiendo bonos públicos y comprando dólares en la plaza cambiaria. Ello habría sido la causa de la baja en el valor de los primeros y la suba de la divisa. “Sobre un total de operaciones de compra de 140 millones de dólares, la mitad habrían tenido origen en las AFJP”, confió una fuente oficial. La fiscalía federal, a través de Guillermo Marijuán, estudiaba anoche accionar contra directivos que habrían hecho abuso del manejo de fondos fiduciarios en beneficio propio. Primeros escarceos de una pelea larga.

Vamos Cristina!

Un paso más del proyecto nacional y popular que esta reconstruyendo nuestro país, tantas veces azotado por la derecha y su neoliberalismo.

Fuente


17 DE OCTUBRE: 1945 LEALES AL GENERAL PERON , 2008 LEALES A SUS IDEAS Y MODELO DE PAIS

17 octubre 2008

17 de octubre de 1945



A las 6 horas, Juan Perón ingresa al Hospital Militar. A las 7, en Brasil y Paseo Colón, la policía dispersa alrededor de mil personas que se dirigían hacia la Casa de Gobierno. A las 8 y 30 es disuelta una manifestación en Independencia y Paseo Colón. A las 9hs , por Alsina, hacia el oeste, va una columna estimada en 4000 trabajadores. A las 9 y 30hs es dispersada una concentración reunida frente al Puente Pueyrredón de alrededor de 10.000 personas57. A mitad de mañana, grupos de trabajadores reclaman frente al Hospital Militar, exigiendo ver a Perón. Las radios informan que se está generalizando la huelga, no obstante que la CGT declaró el paro para el día 18. Al mediodía, la policía vuelve a dispersar a grupos de manifestantes que se habían concentrado en Plaza de Mayo. FORJA da una declaración donde sostiene que ” en el debate planteado en el seno de la opinión, está perfectamente deslindado el campo entre la oligarquía y el pueblo…y , en consecuencia, expresa su decidido apoyo a las masas trabajadoras que organizan la defensa de sus conquistas sociales”58. Por entonces, el coronel Gemetro le sugiere a Avalos: General, si a esa gente no la para la policía, lo podemos hacer nosotros con unos pocos hombres… -Quédese tranquilo. No va a pasar nada-contesta Avalos. Todo lo que la gente quiere es ver a Perón, saber que está bien. Después, se irán como vinieron”.

Después del mediodía, la policía modifica su actitud frente a los manifestantes. “La crisis del poder liberó los sentimientos de los agentes de la tropa -afirma Perelman- muchos de ellos provincianos y con bajos sueldos… Los vigilantes se declararon peronistas”60. Esto es verdad, pero también es cierto que un amigo de Perón, el coronel Filomeno Velazco, controla ya la planta baja del Departamento de Policía y da órdenes a los agentes.

A las 15 y 30, un grupo de sindicalistas mantiene una reunión con Perón en el Hospital Militar. En las primeras horas de la tarde, varias columnas confluyen, en Avellaneda, ante el puente. “Era una muchedumbre de 50.000 personas -sostiene Cipriano Reyes-… Minutos después, las pasarelas del puente comenzaron a bajar y la muchedumbre se lanzó para pasar al otro lado”.

“Nosotros no participamos del 17 de octubre -recuerda un dirigente gremial del Partido Comunista-. Los metalúrgicos que nosotros controlábamos trabajaron el 17 de octubre. No lo entendimos, no seguimos a la masa y nos costó muy caro”.
Un periodista afirma que a las 13 hs. “el ministerio de marina rechaza un ofrecimiento de dirigentes comunistas para que obreros armados, de esa tendencia, enfrenten a los trabajadores peronistas”.
“Yo estaba avergonzado e indignado Eso es, indignado y avergonzado”, recuerda Jorge Luis Borges.

Han pasado ya las 16 horas cuando, ante el crecimiento de la concentración popular, el presidente Farrell envía a algunas personas de su confianza para conversar con Perón y encontrar una salida a la crisis. Así, el brigadier Bartolomé de la Colina y el Gral. Pistarini conversan con Armando Antille, radical irigoyenista que viene colaborando en las tareas de acercamiento. En un piso alto del Hospital Militar, el coronel, en pijama, recibe información de lo que ocurre y espera el desarrollo de los acontecimientos. “Estábamos allí- recuerda Franklin Lucero- sus amigos de las buenas y malas horas…”65. “Las llamadas desde la Casa de Gobierno se sucedían. Farrell quería calmar a la muchedumbre. En determinado momento, Perón me preguntó: – ¿Hay mucha gente? Realmente, ¿hay mucha gente, che?… Nunca me había tuteado. Pero su creciente entusiasmo, se comenzaba a apreciar en su cambio físico y espiritual”66. Mientras, en la plaza de Mayo, el Gral. Avalos intenta infructuosamente dirigirse a los trabajadores. La respuesta de la plaza es contundente: “Queremos a Perón.

“Se hacía evidente que el gobierno quería parlamentar- testimonia el capitán Russo. Recuerdo que entonces Perón me dijo textualmente: – Ha llegado el momento de aprovechar la debilidad del enemigo”68. Poco después, se conviene que el Gral. Avalos se traslade al Hospital Militar, para conversar con Perón. “Avalos me expresó – recuerda Perón- sus deseos de que yo hablara al pueblo para calmarlo e instarlo a que se retirara de la plaza de Mayo”69. De esta conversación surge la conveniencia de una reunión Farrell- Perón. Mientras tanto, en la Casa Rosada, Vernengo Lima presiona a Farrell para disolver la concentración apelando a la fuerza militar: “Usted está cometiendo un grave error. Esto hay que disolverlo a balazos y va a ser difícil, hay mucha gente”. El presidente se niega a recurrir a la represión: “El ministro de Marina insiste, explicando que las ametralladores están en el techo: Si tiramos al aire, se van a ir….Pero el Presidente se mantiene inconmovible: -No, señor. No se hace ningún disparo. La gente puede morir por el pánico. Yo no autorizo nada.

Los diarios de la tarde informan acerca de la situación, desde su perspectiva reaccionaria: “Numerosos grupos, en abierta rebeldía- según “La Razón”- paralizaron en la zona sur los tranportes y obligaron a cerrar fábricas, uniéndose luego en manifestación”. Acompaña la noticia con una declaración del Partido Comunista de la Provincia de Buenos Aires donde se denuncian “los desmanes de elementos peronistas de Cipriano Reyes y demás aventureros a sueldo de la Secretaría de Trabajo que en bandas armadas han ido provocando a la población y obligando a los obreros a hacer abandono de sus trabajos. Tales hechos han sido denunciados al ministro del Interior Gral. Avalos por este comité”. “Crítica”, por su parte, aparece con grandes titulares: “Grupos aislados que no representan al auténtico proletariado argentino tratan de intimidar a la población… En varias zonas de Buenos aires, los grupos peronianos cometieron sabotaje y desmanes”. Los periódicos informan, además, que el Dr. Juan Alvarez ha visitado la Casa de Gobierno con el listado de los hombres de doble apellido que conformarían el nuevo gabinete.

Desde el Hospital Militar, Perón se aviene a conversar con Farrell pero, pone condiciones: “Primero, que Vernengo Lima se mande a mudar, segundo, que la Jefatura de Policía la ocupe Velazco, tercero, que lo busquen a Pantín y lo pongan al frente de las fuerzas de mar y que Lucero se haga cargo del Ministerio de Guerra. Además, hay que traer inmediatamente a Urdapilleta, que está en Salta, para que se haga cargo del ministerio del interior. Esas son mis condiciones”.

Rato después, Farrell y Perón conversan en la residencia presidencial. “Me dijo Farrell:- Bueno, Perón, ¿qué pasa?. Yo le contesté: Mi General, lo que hay que hacer es llamar a elecciones de una vez. ¿Que están esperando? Convocar a elecciones y que las fuerzas políticas se lancen a la lucha… -Esto está listo, me contestó y no va a haber problemas. -Bueno, le dije:- Entonces, me voy a mi casa. –

No, déjese de joder, me dijo y me agarró de la mano: Esa gente está exacerbada , nos van a quemar la Casa de Gobierno!.

Aproximadamente a las 23 horas, Farrell y Perón ingresan a la Casa Rosada. -Venga, hable, me dijo Farrell, recuerda Perón. Minutos después, el coronel ingresa al balcón y se abre ante su mirada un espectáculo majestuoso mientras una ovación atronadora saluda su presencia. En la noche de Buenos Aires, una inmensa muchedumbre, que algunos estiman en trescientos mil , otros en quinientos mil y el diario “La Epoca” en un millón de personas, vibra coreando su nombre: ¡Perón! Perón. Los diarios encendido a manera de antorchas resplandecen sobre la negrura nocturna celebrando la victoria popular . Alguien alcanza una bandera hasta el balcón: es una bandera argentina que lleva atada una camisa. El coronel la toma y la hace flamear de un lado a otro, ante la algarabía popular. ¡Ar-gen-ti-na! ¡Ar-gen-ti-na!. Farrell y Perón se abrazan, produciendo un nuevo estallido de júbilo popular. El presidente intenta vanamente dirigirse a los manifestantes, pero el impresionante griterío no se lo permite. Finalmente, pronuncia unas pocas palabras para comunicar que el gobierno no será entregado a la Corte Suprema, que ha renunciado todo el gabinete, que el coronel Mercante será designado Secretario de Trabajo y Previsión y que “otra vez está junto a ustedes el hombre que por su dedicación y empeño ha sabido ganar el corazón de todos: el Coronel Perón”.
El coronel, profundamente conmovido, se acerca al micrófono. “¡Imagínese -recordará años después- ni sabía lo que iba a decir… Tuve que pedir que cantaran el himno para poder armar un poco las ideas”. Concluido el himno nacional, el coronel se dirige a la multitud: “Trabajadores. Hace casi dos años, desde estos mismos balcones, dije que tenía tres honras en mi vida: ¡la de ser soldado, la de ser un patriota y la de ser el primer trabajador argentino!. Una larga ovación interrumpe el discurso. El coronel comunica al pueblo que ha sido firmada su solicitud de retiro y que esa renuncia a su carrera militar la ha dispuesto “para ponerme al servicio integral del auténtico pueblo argentino…. Muchas veces me dijeron que ese pueblo por el que yo sacrificaba mis horas de día y de noche, habría de traicionarme. Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien no lo traiciona. Por eso, quiero, en esta oportunidad, como simple ciudadano, mezclado en esta masa sudorosa, estrechar profundamente a todos contra mi corazón, como lo podría hacer con mi madre…”. Su discurso resulta interrumpido , varias veces, por la pregunta que inquieta al pueblo: ¿dónde estuvo? Pero él prefiere no contestar y finalmente le pide al pueblo: “No me pregunten ni me recuerden cuestiones que yo ya he olvidado. No quiero empañar este acto con ningún mal recuerdo.” Luego afirma: “…Ha llegado el momento del consejo. Trabajadores: únanse, sean hoy más hermanos que nunca …Y les pido que realicen el día de paro festejando la gloria de esta reunión de hombres de bien y de trabajo, que son la esperanza más pura y más cara de la patria”. Desde el gentío, surge la ocurrencia: ¡Mañana es San Perón! ¡Mañana es San Perón!. Finalmente, el coronel afirma: “…Al abandonar esta magnífica asamblea, háganlo con mucho cuidado… Tengan presente, que necesito un descanso que me tomaré en Chubut para reponer fuerzas y volver a luchar, codo a codo con ustedes, hasta quedar exhausto, si es preciso… Y ahora, para compensar los días de sufrimiento que he vivido, quiero pedirles que se queden en esta plaza, quince minutos más , para llevar en mi retina el espectáculo grandioso que ofrece el pueblo desde aquí”.

Rato después, la imponente concentración se dispersa lentamente. Los trabajadores fabriles han irrumpido tumultuosamente en la historia argentina y han liberado al coronel, quebrando el poder de la oligarquía.

Al mismo tiempo que la presencia popular en la plaza definía la puja por el poder, el ala nacional del Ejército había cumplido un rol importantísimo. El coronel Filomeno Velazco había logrado controlar la Policía Federal, lo que explica la libertad de movimientos otorgada a los agentes. También el coronel Carlos Mujica se apoderó del regimiento 3 de infantería. Hacia la noche, Pistarini y Lucero tomaron el ministerio de Guerra, mientas Estrada y Mercante se ubicaban en la Secretaría de Trabajo.

En el interior del país, importantes concentraciones de trabajadores- especialmente en Rosario,. Tucumán, Córdoba y Mendoza- se dispersan en orden con la alegría del triunfo. Así ocurre también en Buenos Aires, pero el odio riega de sangre las primeras horas del día 18: una manifestación peronista es tiroteada desde adentro del diario “Crítica”, provocando la muerte de Darwin Passaponti y Francisco Ramos.
Un nuevo ciclo histórico se inicia en la Argentina.

63 AÑOS DESPUES. LA MISMA LEALTAD, AL GENERAL PERON, A SUS IDEAS , Y A LA PATRIA.

VIVA LA PATRIA!

VIVA PERON!

HASTA LA VICTORIA!


A 113 Años de su nacimiento; sigue vivo en el pueblo

8 octubre 2008

Juan Domingo Perón (Lobos, Argentina, 8 de octubre de 1895 – Olivos, 1 de julio de 1974) fue un político y militar argentino. Creador del movimiento peronista.

Fue elegido Presidente de la Nación Argentina en tres oportunidades. La primera fue en las elecciones del 24 de febrero de 1946, para el período 1946–1952; la segunda al ser reelegido en las elecciones del 11 de noviembre de 1951 para el período 1952–1958, que no alcanzó a completar debido al golpe militar que lo derrocó el 16 de septiembre de 1955. Finalmente, tras 18 años de exilio, regresó al país y fue elegido por tercera vez presidente el 23 de septiembre de 1973 para el periodo 1973-1977

Murió el 1 de julio de 1974 en ejercicio de la presidencia, sucediéndolo su viuda María Estela Martínez de Perón, quien había sido elegida como vicepresidente.

Familia

Su familia paterna provenía de Cerdeña, de donde llegó a Argentina en 1831 su bisabuelo Tomás Mario Perón, quien se casó con Ann Hughes McKenzie, hija de inmigrantes británicos. El primogénito de ambos, abuelo paterno del futuro presidente, Tomás Liberato Perón (1839-1889) fue un prestigioso médico y profesor universitario que prestó servicios durante la Guerra de la Triple Alianza, además de ser designado Senador Nacional, presidente del Consejo Nacional de Higiene y viajar por el extranjero. Se casó en 1865 con Dominga Dutey de Martirena (1844-), una viuda uruguaya de orígen vasco-francés, con quien tuvo tres hijos:

Mario Tomás Perón (1867-1928), estanciero, padre de Juan Domingo, Tomás Hilario Perón , droguero y Alberto Carlos Perón, militar. Además, Dominga tenía dos hijas de su primer matrimonio: Baldomera y Vicenta Martirena.

Mario Tomás abandonó la carrera de medicina en 1890 para trasladarse a Lobos donde conoció a Juana Sosa (1875-1953), hija de un albañil y descendiente de españoles y aborígenes. Con ella tuvo, además de a Juan Domingo en 1895, a Avelino Mario Perón (1891-1955). Ambos fueron hijos naturales pues Mario y Juana recién se casaron en 1901. Luego de enviudar en 1928, la madre de Perón volvió a casarse con un empleado rural llamado Marcelino Canosa Pozal (1896-1961).

Juan Perón no tuvo hijos en ninguno de sus tres matrimonios, por lo que sus descendientes más cercanos fueron sus sobrinos, hijos de su hermano Avelino Mario y de Eufemia Jauregui: Dora Alicia, Eufemia Mercedes, María Juana (nacida en 1921), Mario Alberto, Olinda Argentina, Lía Vicenta, Amalia Josefa, Antonio Avelino y Tomás Perón.

Infancia y juventud

Juan Domingo asistió a la escuela primaria en Buenos Aires, para lo cual debió alejarse de sus padres y hermanos y hospedarse con sus tías paternas. En 1910 ingresó al Colegio Militar, de acuerdo a lo que previamente había acordado con un grupo de compañeros de escuela. Se graduó en 1916, iniciando una carrera profesional que lo llevaría por varios destinos dentro de su país. Durante el golpe de estado que derrocó a Hipólito Yrigoyen, el ya capitán Perón patrulló las calles de la ciudad de Buenos Aires para prevenir desmanes. Seis años más tarde fue designado agregado militar en Chile donde, según rumores, intentó fallidamente organizar una red de espionaje militar.

Ya en Argentina, Perón dictó una serie de conferencias sobre el estado de situación bélica en Europa, tras lo cual fue ascendido a Coronel y designado comandante en una unidad de montaña en la Provincia de San Juan.

Para entonces su país vivía momentos políticos muy inestables. El sistema de Fraude Electoral estaba agotado y el gobierno del presidente Ramón Castillo perdía continuamente apoyo político. Tanto los partidos políticos de la oposición, como el movimiento obrero y las Fuerzas Armadas predominaba la opinión de que había que terminar con el régimen conocido como década infame (1930–1943).

El 10 de marzo de 1943 se creó una logia denominada G.O.U. (Grupo de Oficiales Unidos) integrada por oficiales del Ejército de mediana y baja graduación. Si bien las opiniones de los historiadores no son coincidentes, varios sostienen que Juan Perón fue uno de los líderes e incluso fundadores de la agrupación. El G.O.U. era un nucleamiento ideológicamente heterogéneo, que reunía tanto a militares «aliadófilos», «neutralistas» y «germanófilos», aunque todos nacionalistas. Perón, se caracterizaba por ser pragmático y sostenía que al final los aliados terminarían por imponer su superioridad de recursos y ganarían la guerra. Tan heterogénea era la ideología de sus integrantes que pocos coincidían en los objetivos finales de la logia. Solamente coincidían en que había que derrocar a Castillo y eliminar el régimen de fraude instaurado en la República Argentina en 1930.

HASTA LA VICTORIA GENERAL!


Vencedores Vencidos

8 octubre 2008

Qué vencedores fueron vencidos

Cuánto ganan los terratenientes y rentistas. Ahora se     fundamenta la protesta en la falta de rentabilidad de las explotaciones agropecuarias de los afiliados a las cuatro entidades de la Mesa de Enlace.

Durante todo el conflicto, los terratenientes y rentistas del campo nunca dijeron cuánto ganan. La única información publicada es la que declaró el ingeniero Héctor Huergo, editor de Clarín Rural, en las comisiones de Agricultura y de Presupuesto del Senado. El ingeniero Huergo, informó que alrededor del 70% de la superficie agrícola de la zona núcleo está bajo el régimen de arrendamiento; y que en esa zona el propietario de la tierra cobra por alquiler cerca de 500 dólares anuales por hectárea; de tal modo que el propietario que alquila 200 hectáreas recibe 100.000 dólares por año, lo cual significa una renta mensual de 8.300 dólares o 26.000 pesos. Agrego yo que todo ello sin trabajar y con todos los gastos –incluso las retenciones– a cargo del inquilino.
Además, el precio de los campos subió de 2.500 dólares la hectárea, en 2002, a 10.000 o 15.000 dólares, por lo que los dueños de 200 hectáreas en la zona núcleo están parados sobre un campo que vale entre 2 y 3 millones de dólares. Índice irrefutable de la creciente rentabilidad de la tierra.
Otra de las quejas de los terratenientes y rentistas rurales es la falta de apoyo del Gobierno. No es cierto. Se gastan enormes sumas en subvencionar al sector agropecuario. Este tema no está sujeto a las opiniones sino a las cifras. Entre el 1 de marzo de 2007 y el 1 de octubre de 2008, el sector agropecuario recibió compensaciones por 3.484 millones de pesos. No se pueden embolsar 1.100 millones de dólares en un año y medio, y decir que el Gobierno no los ayuda. El cuadro muestra el detalle de esas asignaciones.

Tampoco puede alegarse que se trata de la devolución de una parte de las ganancias que generan las exportaciones, porque esa renta extraordinaria no es del productor agrario sino de la Nación. Se trata de la diferencia entre los precios internacionales y nacionales de los cereales, las oleaginosas y la carne, que fueron provocados por la alta demanda mundial y los bajos costos nacionales, y en la que nada tuvieron que ver los productores; a ellos les corresponde la ganancia empresaria, pero no la renta extraordinaria, que es la que paga las retenciones.

Un tercer reclamo se refiere a la falta de rentabilidad de ciertas explotaciones. En esos casos se pretende que se aplique a toda una rama de la producción los precios que necesitan los empresarios más ineficientes. El caso típico es el de los tambos. Como lo señaló el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Carlos Cheppi, un 80% de los tambos tiene una rentabilidad razonable y el restante 20% requiere precios más elevados. La solución que proponen los productores más rentables es que se eleve el precio de toda la leche a niveles que satisfagan a los menos eficientes, con lo que aumentarían sus ganancias de modo sustancial. La decisión justa consiste en la mejora de la productividad de los menos eficientes, y mientras tanto el otorgamiento de subvenciones caso por caso. De otro modo, todos los consumidores de leche deberían pagar precios mayores, y el conjunto de la población solventaría las sobreganancias de los empresarios eficientes.

Conclusiones. En síntesis, el paro de los terratenientes y rentistas agrarios invoca motivos que no son válidos. Ahora reclaman cambios en la política nacional y en especial piden la eliminación de las retenciones. Invocan la caída del precio internacional de los productos básicos y en particular de la soja. También en esto se equivocan: los precios bajaron respecto de junio, pero siguen por encima del promedio de 2007. A mi juicio, lo que ha ocurrido con los precios internacionales es que la burbuja especulativa inmobiliaria en Estados Unidos se trasladó a los productos básicos. Así, y en una simplificación gruesa, de los 200 dólares la tonelada que valía la soja, la mayor demanda mundial llevó el precio a 400 dólares, y la especulación financiera a 600 dólares. Ahora, sin especulación, volvió a los 400 dólares; y no se manifiestan síntomas de una baja mayor, porque la demanda mundial de alimentos seguirá en auge, en especial en China e India; aun cuando hubiera un menor crecimiento económico en esos países, es difícil que afecte la alimentación de los cientos de millones de personas que ahora comen.

En síntesis, los indicadores objetivos (márgenes brutos, precio de la tierra) muestran que los productores agropecuarios y terratenientes gozan de alta rentabilidad, con las excepciones que existen en todas las actividades, y que requieren de políticas específicas. De hecho, ya muchos empresarios rurales reciben cuantiosos subsidios del Estado. Las cámaras empresarias rurales lograron bloquear con su acción directa y presiones políticas las medidas votadas por la Cámara de Diputados que hubieran favorecido a los productores más pequeños y de zonas menos rentables. Ahora repiten la violación constitucional y legal que consiste en impedir el libre tránsito por las rutas, con el objeto de aumentar todavía más sus rentas, en perjuicio del salario real de la gran mayoría de los argentinos.

Miradas al Sur